Plan Lector

Entendiendo por leer un acto de comunicación, durante el cual el lector dialoga con el texto escrito para construir su propio sentido del mismo y que, por tanto, no es un simple decodificador, sino que realiza un proceso intelectual complejo que requiere que sea un sujeto activo, que ponga en marcha tareas mentales complejas, queda claro que la lectura es algo más que un conjunto de estrategias específicas, encaminadas a la decodificación de signos o el encadenamiento de significados. Coincidimos pues con el Informe Pisa en que: Lector Competente es el individuo capaz de comprender, reflexionar y usar cualquier tipo de texto, con la doble finalidad de desarrollar el conocimiento personal y participar en la sociedad.

Por ello, asumimos el Plan Lector de Cantabria como documento estratégico, cuyo objetivo principal es animar y orientar en los procesos de enseñanza-aprendizaje, para que promuevan el desarrollo y mejora de la competencia, el fomento del hábito lector, y así mejorar las expectativas de éxito educativo en nuestros alumnos y alumnas. Compartimos también sus objetivos:

• Favorecer que el desarrollo de la competencia lectora se convierta en asunto prioritario de toda la comunidad educativa.

• Potenciar el hábito lector y la competencia lectora desde todas las áreas.

• Ofrecer desde nuestro centro, el acceso a las orientaciones pedagógicas y didácticas de los profesionales en el desarrollo del plan lector crean necesitar.

• Contribuir a la sistematización de las prácticas profesionales y favorecer su integración en las diversas áreas del currículo.

• Convertir la biblioteca en agente del fomento de la lectura en toda la comunidad educativa.

• Potenciar la formación del profesorado.
De acuerdo con el modelo educativo de Cantabria y las Competencias Básicas los ejes de actuación del Plan Lector se pondrán de manifiesto en:

• El currículo, con un tratamiento indisciplinar e integrado del conocimiento. Se consensuarán por todos los docentes las intervenciones de las diversas áreas y darán coherencia a las prácticas metodológicas. Todas contribuyen al desarrollo de la competencia comunicativa y lectora.

• Enfoques didácticos y organización escolar, que requerirán espacios y tiempos comunes. Se buscará el desarrollo de la competencia aprender a aprender y la autonomía personal, así como la social y ciudadana (trabajo cooperativo) y la cultural.

• Bibliotecas y TIC. Nuestra biblioteca es una mediateca de recursos en todo tipo de soportes porque leer y escribir hoy es leer y escribir a través de TIC. Así se contribuye al desarrollo además de la competencia comunicativa, de la competencia en el tratamiento de la información y digital.

• Planes de refuerzo y apoyo. Respuesta al alumnado más desfavorecido, la competencia comunicativa y lectora, en particular, es clave para el progreso en el sistema educativo. Aprender a aprender.

• Contexto familiar y cultural.

• Formación del profesorado.

A lo largo de sus más de cincuenta años de historia, el centro ha contado con una Biblioteca Escolar. Si bien ha sido desde el año 2000, cuando se ha realizado una Programación Anual, incluida en el Plan General Anual y con un profesor bibliotecario coordinador. Sin embargo, es necesario mejorar lo que se viene haciendo por varias razones:

• En ocasiones, no existe continuidad en la manera de trabajar la lectura entre un curso/ciclo/etapa y el/los siguiente/s.

• Existen en muchos casos, contradicciones entre el enfoque con el que se trabaja la lectura en un aula y con el que se trabaja en otra, contribuyendo, de esta forma, a resultados muy dispares.

• En la práctica educativa se detectan, a menudo, enfoques que ya no resultan tan adecuados para la enseñanza de la lectura porque no son coherentes con aquello que se persigue y, por tanto, no conducen al desarrollo de las competencias clave que nos exigen los planteamientos a los que venimos haciendo referencia.

• Se echa en falta en algunas aulas una manera planificada y bien organizada de trabajar sobre una mayor diversidad de tipos de textos, géneros discursivos y/o situaciones comunicativas en las que sea necesario utilizar el texto escrito, bien como lectores, bien como escritores. Hay que tener en cuenta que los buenos lectores no son igual de competentes o eficaces para todo tipo de lecturas.

• Los procesos innovadores de la enseñanza y el aprendizaje de la lectura, se llevan a cabo de manera fragmentada, al realizarse, en unos casos, como experiencia aislada y, en otros, únicamente por una parte del profesorado del centro.

Así que debemos seguir realizando el trabajo de catalogación digital, hay más de siete mil documentos de todo tipo; los préstamos: en el curso 2008-09 ascendieron a 2.420. Sin olvidar esta labor y la de Animación a la Lectura nos proponemos otra serie de estrategias para desarrollar una lectura competente:

• Elaboración de objetivos de lectura.

• Activación de conocimientos previos.

• Anticipación de contenidos (elaboración de hipótesis)

• Lectura interactiva (leer, releer, avanzar, retroceder, …)

• Construcción progresiva de significado (comprender globalmente, obtener información concreta, elaborar interpretaciones, reflexionar sobre el contenido, la organización, la estructura de un texto…)

• Verificación y reformulación de hipótesis.

• Identificación y corrección de problemas y/o errores de lectura.

• Identificación de lo principal y lo accesorio: esquema, resumen…

• Reflexión sobre la función predominante del texto.

• Opinión y/o comentario, hablar y escribir del texto.

• Utilización de lo leído para fines particulares, sociales, académicos… Aplicación del conocimiento.

Para poder llevar a término esta labor, en la Biblioteca Escolar habrá un cuadrante, semejante al que hay en otros espacios comunes, que recogerá los horarios de Préstamos, Animación a la lectura, Aula Abierta, actividades de los tutores de aula y profesores especialistas, para coordinar adecuadamente todas ellas.

Mantendremos los contactos con la Asociación Germán Ruipérez, con el Aula de Cultura de El Corte Inglés y con la Biblioteca Municipal Miguel Artigas y abriremos las expectativas a todos cuantos podamos.

Las decisiones sobre la reorganización de los recursos humanos y materiales, el seguimiento y evaluación, serán coordinados por la jefatura de estudios. Esta jefatura, cuando lo considere necesario delegará la coordinación en el Profesor/a responsable del Plan Lector, implicando en esta labor, en todo caso, al profesor/a bibliotecario, caso de que no sea el responsable.

La Comisión de Coordinación Pedagógica organizará y dinamizará, en el marco de sus Competencias, el proceso de planificación, desarrollo, seguimiento y evaluación de las actuaciones propuestas, teniendo en cuenta las iniciativas presentadas por el profesorado. Para el desarrollo de estas funciones, la Comisión de Coordinación Pedagógica contará con la colaboración del profesorado del centro implicado en el Plan Lector, especialmente con la del/de la responsable de este Plan, quien podrá asistir a las reuniones de dicha Comisión.

El centro pretende que el Plan se convierta en un elemento dinamizador del colegio y su entorno, en lo que respecta al desarrollo de la competencia lectora y al fomento del hábito lector